Fumigaciones Barcelona

 

Las plagas pueden suponer un riesgo importante para la salud pública en barcelona, y esto explica la importancia de fumigar cada cierto tiempo, tanto las casas como los negocios. Las fumigaciones afrontadas por los especialistas resultan muy efectivas para la erradicación de las plagas. No obstante, para que el procedimiento pueda resultar eficaz y duradero, te recomendamos seguir una serie de pautas, antes y después de la fumigación.

Antes de una fumigación

- La primera recomendación es siempre limpiar a fondo todas aquellas áreas susceptibles de padecer plagas, como la cocina, la despensa o los roperos. De esta manera, la suciedad no será un obstáculo en el proceso de fumigación.

- Por otro lado, intenta despejar al máximo las zonas que se van a fumigar, para facilitar la labor. A tal fin, también se recomienda que separes los muebles de las paredes unos treinta centímetros (siempre que sea posible).

- Cierra todas las puertas y ventanas.

- Retira y almacena los cubiertos y demás utensilios de cocina en lugares seguros, y cúbrelos con un material que sea impermeable. No en vano, en los lugares donde se guardan estos objetos suelen aparecer frecuentemente insectos y otras plagas.

- Cualquier alimento que tengas en casa (a excepción de aquellos enlatados y sellados) debe ser guardado en bolsas herméticas, cajas o similares. Esta recomendación es por motivos de seguridad. Si olvidas algún alimento durante la fumigación, lo más recomendable será desecharlo.

- Los artículos y equipos tecnológicos también deben ser protegidos, incluyendo los ordenadores, las impresoras, etc. Apaga aquellos que no puedan ser retirados, principalmente el equipo de aire acondicionado.

- Toma todas las precauciones para que no tengas que volver a entrar en la casa, la habitación o el local durante su fumigación. En el caso de ser estrictamente necesario, recuerda que deberás hacer uso de un equipo de protección.

Después de una fumigación

- Una vez fumigadas las estancias del local o la vivienda, deberás esperar para volver a entrar un mínimo de dos horas. Aunque lo principal es seguir las indicaciones concretas, normalmente no es necesario tener que esperar más de cuatro horas para volver a ingresar en un ambiente fumigado.

- Si observas que el rociado del insecticida está todavía húmedo, deberás esperar un poco más para entrar. Lo que no debes hacer en ninguna circunstancia es limpiar las superficies que han sido fumigadas, pues puedes eliminar los efectos de los insecticidas. Por este motivo, deberás esperar al menos veinticuatro horas para limpiarlas.

- Antes de volver a entrar, abre las ventanas para ventilar. Con un par de horas es suficiente.

- Por último, si notas algún síntoma extraño en tu salud, visita el centro médico más cercano llevando la ficha de fumigación, que especifica el producto utilizado, así como el método y la dosis. Este hecho no ocurre casi nunca, pero siempre es importante estar prevenidos.

 
936 97 24 61